El censo de diciembre fue complicado a causa de la meteorología, impidiendo el acceso a algunos comederos en algunos casos y en otros modificó las rutinas diarias de las grullas, ya que a causa del viento y por disponer de encharcamientos en abundancia, por lo que  muchas permanecieron en las zonas de alimentación durante la noche. No obstante y gracias al tesón de los participantes pudimos completarlo satisfactoriamente.
 
     Por CC.AA., Extremadura sigue acogiendo la mayor población de invernantes con 122.558 grullas (56%), seguida de Aragón con 40.070 (18%) y Castilla la Mancha con 34.976 (16%).
 
Por provincias Badajoz y Cáceres, seguidas de Zaragoza y Toledo se sitúan como las más importantes para la invernada de las grullas en España.