Campaña 2017/18

Temporada 2017/18
En esta campaña, las fechas de censos están previstas para el 15 de diciembre de 2017 y 19 de enero de 2018.

CENSO 19-01-2018 – RESULTADOS

     El resultado del segundo censo de grullas en la Península Ibérica de esta temporada, ha sido de 214.305 ejemplares. La distribución por CC.AA. es la siguiente:
 
– Navarra: 2.858.
– Aragón: 15.650.
– La Rioja: 4.
– Catalunya: 97.
– Comunitat Valenciana: 62.
– Illes Balears: 19.
Región de Murcia : 33.
– Castilla y León: 6.022.
– Castilla la Mancha: 45.187.
– Extremadura: 116.171.
– Andalucía: 15.493.
 
 
 
 

     El 19 de enero realizamos el segundo censo de grullas en la Península Ibérica, con la participación de más de 360 personas que una vez más han realizado un trabajo impecable y a las que queremos agradecer su colaboración.

     En total, han sido contadas 12.672 grullas en Portugal y 201.630 en España, lo que nos da un total de 214.302 grullas en la península. La cifra en España ha descendido en unos 20.000 ejemplares respecto al censo de diciembre, y aunque hay constancia de algún grupo migrando, sin embargo no se han visto tantas como para justificar esta diferencia. No obstante no sería descartable que muchas de estas grullas estén moviéndose entre las distintas áreas y no hayan sido contadas en los dormideros habituales por estar en movimiento y/o ocupar otros dormideros que ofrezcan buenas condiciones, puesto que muchos de los tradicionales han desaparecido a causa de la falta de precipitaciones. Sin embargo en Portugal, se ha producido un ligero aumento respecto al mes de diciembre. En este país suele haber más aves en este mes. 

     En España se produce un descenso moderado en el número de aves en todas las CC.AA. a excepción de Navarra, donde se han superado los 2.000 ex. En Extremadura, se mantiene la misma cifra de grullas, si bien la Zona Centro sufre un importante descenso de aves que ocupan otras localidades de las dos provincias, fundamentalmente en áreas de dehesas. Es destacable la caída de aves en Castilla la Mancha, donde había 12.000 aves menos en enero. Hay que tener en cuenta que en las Tablas de Daimiel, en diciembre llegaron a las 14.000 aves y en esta ocasión están en torno a las 5.000 grullas, que es una cifra habitual de la zona. Sin duda la clave del descenso se encuentra en esta región. Es posible que se hayan desplazado a otras áreas donde no han sido detectadas, sobre todo en Ciudad Real que es una provincia muy grande y aunque el esfuerzo de los colaboradores es excelente, no sería descartable que en áreas más remotas, con menos observadores, pudieran encontrarse estas grullas. También puede suceder que hubiese aves en tránsito o desplazadas a otras áreas con disponibilidad de recursos donde no hubiesen sido detectadas en los días de censo. Por contra en Portugal, en el Alentejo (subdividido en tres provincias), la población se ha mantenido estable y sube en unos 1.000 ex respecto a enero. En este país, la dehesa es el hábitat más importante de distribución de las grullas, por lo que es más estable a la hora de obtener recursos tróficos y además en enero es cuando aumenta el consumo de bellotas, muy importante para acumular reservas para la migración.

     Por provincias, la distribución obtenida ha sido la siguiente:

 

 

——————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————

 

CENSO 15-12-2017 – RESULTADOS

     El resultado del primer censo de grullas en la Península Ibérica de esta temporada, ha sido de 233.099 ejemplares. La distribución por CC.AA. es la siguiente:
 
– Navarra: 613.
– Aragón: 19.615.
– La Rioja: 5.
– Catalunya: 188.
– Comunitat Valenciana: 51.
– Illes Balears: 23.
Región de Murcia : 2.
– Castilla y León 7.406.
– Castilla la Mancha: 56.720.
– Extremadura: 113.901.
– Andalucía: 19.853.
 
 
 
 
     Hay que señalar que la pertinaz sequía ha condicionado de manera significativa la distribución de las grullas en España, empezando por la importante disminución de efectivos en Aragón, sobre todo en la cuenca de Gallocanta. La población de grulla invernante en esta Comunidad, se ha reducido a menos de la mitad  respecto a otros meses de diciembre anteriores. Tanto es así que la laguna de Gallocanta solo tenía 72 grullas (por estar seca), mientras que en diciembre del 16 había más de 17.400 en la laguna y en Aragón 49.500. También disminuyen respecto al último censo en Navarra (2.000 menos), aunque están es sus números habituales. Por contra en Castilla la Mancha suben significativamente (se han contado más de 14.000  tanto en las Tablas de Daimiel, así como en el embalse de Rosarito), aumentando en 18.000 grullas  en esta Comunidad. En Andalucía también hay un aumento de la población invernante con 8.000 ejemplares más.
 
     En Extremadura hay un descenso de unos 18.000 (cifra coincidente con el aumento en Castilla la Mancha). Castilla y León sigue teniendo la misma población que se está censando durante las últimas temporadas. Las cifras en Catalunya, Illes Balears y Comunitat Valenciana siguen siendo similares a las de otros años. La Rioja repite invernada con pocas aves, y reseñar que por primera vez se registra la presencia de grullas en la región de Murcia durante el censo de diciembre.
 
     Por provincias, la distribución obtenida ha sido la siguiente:
  
 
 
 
     En lo referente a Portugal, la cifra obtenida de la región Alentejo interior, que comprende los Alentejos Alto, Central y Baixo, es de 11.648 ejemplares (Carlos Cruz, SPEA). Esta cifra, sumada a la que aporta España, 221.437 ejemplares, suman las 233.085 para la Península Ibérica. Dicha cantidad, queda algo lejos de las 242.000 del año pasado. Esto puede explicarse porque en Alemania aún quedan  unas 50.000 grullas y al parecer otras 15.000 en Polonia. En Francia, también con datos aproximados debe haber unas 70.000 grullas, lejos de las más de 100.000 del invierno pasado. La “bonanza” meteorológica de este otoño, ha permitido que miles de grullas permanezcan aún en el centro Europa, e incluso en los primeros días de 2018 ya se están ocupando territorios de reproducción en Alemania. Mientras permanezca  esta situación, las grullas no se desplazarán hacia el SW.
 
     La ausencia de precipitaciones, ha llevado al pronto laboreo de las rastrojeras y por tanto a la desaparición de un importante recurso alimenticio, lo que ha llevado a muchas grullas a desplazarse a áreas de dehesas prontamente apreciándose este aumente en la comarca de la Serena en Badajoz, en Castilla la Mancha (Toledo y Ciudad Real) y en el norte de Córdoba. La falta de humedales apropiados para el descanso, las ha llevado a grandes concentraciones en lugares favorables en grandes embalses. En Extremadura, vuelven a dormir en el embalse de Orellana, donde lo hacían hace 30 años, y aunque lo seguían utilizando en cifras más discretas, la desaparición de áreas encharcadas en arrozales, las ha movido a recuperar este humedal. Destacan también el embalse de Rosarito y  las Tablas de Daimiel, donde han triplicado las cifras conocidas en otros censos. Algo similar sucede en el embalse de Alange, en Badajoz, aunque con cifras más discretas (de las habituales 700, a más de 2.600). Esto además, nos indica que no es sólo el recurso alimenticio el que condiciona la distribución espacial de las grullas, sino que también es de suma importancia para ellas poder disponer de zonas de descanso apropiado.

 

 

Array ( [marginTop] => 100 [pageURL] => [page] => [width] => 292 [height] => 300 [alignment] => left [color_scheme] => light [header] => header [footer] => footer [border] => true [scrollbar] => scrollbar [linkcolor] => #2EA2CC )
Please Fill Out The TW Feeds Slider Configuration First